Alojamientos turísticos

Tres coixins apilats amb estampats mediterranis

04. ALOJAMIENTO

Alojamientos turísticos

En contínua evolución para garantizar que los clientes disfruten de una estancia segura.

Amplia oferta a su disposición para una estancia segura

La isla cuenta con una variada tipología de alojamientos turísticos: desde grandes hoteles a pequeñas viviendas vacacionales. Todos ellos están obligados a adoptar medidas de prevención frente a la COVID-19 y a adecuar sus infraestructuras de forma continua, de acuerdo a las directrices de salud establecidas, para garantizar que los clientes disfruten de una estancia segura.

Algunas de las medidas introducidas consisten en:

– Proporcionar mayor amplitud en áreas comunes
– Desinfección continua en habitaciones y resto de zonas del establecimient
– Dispensadores de solución hidroalcohólica repartidos por diferentes puntos
– Limitaciones y control de aforos
– Acceso por turnos a los espacios, gestiones y servicios en línea, etc.

Los restaurantes de los establecimientos de alojamiento turístico pueden abrir para uso exclusivo de los clientes alojados.

Contacte directamente con el establecimiento sobre las medidas adoptadas en relación a la Covid-19 y disfrute de unas vacaciones tranquilas y seguras en la isla.

Además, la mayoría de los establecimientos ofrecen en estos momentos políticas de cancelación flexibles, por si hubiera cambios de última hora.

Estancias en refugios , albergues, hospederías y similares

Se prohíbe la pernoctación en la misma estancia, personas que forman parte de unidades de convivencia diferentes.

Agroturismos

Vacaciones basadas en la autenticidad, la paz y el sosiego, sin agobios ni ruidos y en contacto directo con la naturaleza.

Vacaciones basadas en la autenticidad

Una manera de disfrutar de la naturaleza, practicar actividades diversas y originales y conocer los parajes de Mallorca es alojarse en possessions ubicadas en el campo. Vacaciones basadas en la autenticidad, la paz y el sosiego, sin agobios ni ruidos y en contacto directo con la naturaleza y nuestros habitantes, muy lejos de la masificación de los hoteles convencionales. Unas vacaciones en una finca le brindan la oportunidad de conocer nuestras costumbres, nuestra filosofía de vida así como la amplia gastronomía que ofrecen los distintos rincones de la Isla.

Viejas fincas agrícolas y casas señoriales han sido reformadas con mucho cariño para albergar a todos aquellos visitantes que buscan unas vacaciones diferentes y, en algunos casos, en fincas muy exclusivas que se distinguen no solamente por su restringida capacidad sino también por su exquisito servicio al cliente. La oferta es muy amplia y diversa donde el cliente, según categorías y precios, encontrará la calidad que busca.

Principalmente, este tipo de establecimientos están ubicados en la Serra de Tramuntana y en la zona conocida como el Pla de Mallorca, aunque también se pueden encontrar fincas rurales a pocos metros de la costa.

En los agroturismos podrá conocer actividades agrarias y costumbres típicas de nuestra tierra, ya que las fincas continúan dedicándose a la actividad agrícola; un típico ambiente mediterráneo que se remonta al siglo XVI.

A pesar de estar situados en pleno campo, los agroturismos están equipados con las últimas tecnologías, como aire acondicionado y calefacción, conexión a Internet, etc.

Consulta aquí los establecimientos de alojamiento rural de Mallorca.

Hoteles y apartamentos

Las opciones de alojamiento están pensadas para todos los bolsillos. Es posible encontrar hoteles y apartamentos de gran lujo y otros más simples.

Apuesta por la calidad

De toda la oferta turística que existe en Baleares, la isla de Mallorca concentra, en sus 3.640 kilómetros cuadrados de superficie, más del 60 por ciento de la población hotelera del archipiélago. No en vano, algunas de las más prestigiosas cadenas hoteleras a nivel internacional comenzaron su andadura en la isla. Gracias al bagaje y experiencia en materia turística, este tipo de establecimientos están en continua innovación para adaptarse a las nuevas tecnologías, que unido a unos recursos naturales y paisajísticos de extraordinaria belleza convierten a Mallorca en un referente turístico del Mediterráneo.

La mayoría de la oferta de hoteles y apartamentos la encontramos en las diferentes zonas turísticas situadas a lo largo de la costa mallorquina, tanto junto a largas playas de arena como junto a playas más pequeñas llamadas calas. Estas zonas turísticas ponen a disposición del visitante una gran variedad de servicios y una gran oferta complementaria que se adaptan a las necesidades de cada persona.

Para los que quieren disfrutar de un entorno más urbano, la capital, Palma, se ha convertido en un destino cosmopolita con una amplia variedad de alojamientos turísticos, algunos de los cuales se encuentran en antiguos palacios o edificios emblemáticos de la ciudad.

La especialización de los hoteles

Muchos hoteles de la isla ofrecen un servicio especializado y adaptado a los intereses de cada tipo de visitante. Cada vez son más los hoteles que disponen de zonas de spa para que los clientes puedan relajarse y obtener el descanso deseado durante las vacaciones ofreciendo todo tipo de productos relacionados con la salud y el bienestar. También es notable destacar que Mallorca posee una gran experiencia en la celebración de congresos e incentivos y cuenta con establecimientos que incluyen salas de reuniones para acoger al cliente congresista y atender sus necesidades particulares brindando la posibilidad de celebración de todo tipo de eventos en sus instalaciones.

Mallorca es también reclamo para un gran número de deportistas, tanto aficionados como profesionales y pone un amplio abanico de instalaciones y hoteles/apartamentos especializados en acoger a este tipo de turistas.

Debido al gran auge de deportes como el ciclismo, muchos de los establecimientos hoteleros y apartamentos disponen de bicicletas de alquiler, zonas de aparcamiento específicas, instalaciones de lavado, talleres de reparación, menús específicos, entre otros servicios. Los aficionados al senderismo y a la práctica del nordic walking, tenis, así como a otros deportes encontrarán en estos alojamientos especializados un conjunto de servicios asociados a sus vacaciones activas.

Mallorca cuenta también con una gran oferta de campos de golf y de hoteles exclusivos junto o cerca de éstos que facilitan al golfista la práctica de este deporte.

Las familias también encuentran su sitio en la isla. La mayoría de los establecimientos ofrecen parques, piscinas y entretenimiento para los más pequeños y también para los que ya no son tan pequeños.

Asimismo los hoteleros mallorquines apuestan fuerte por el crecimiento sostenible, gestionando los residuos generados de una manera ecológica, instalando grifería que no malgaste agua o, incluso, instalando placas solares para abastecer su establecimiento de energía “limpia”.

Hoteles rurales y de interior

Mallorca tiene otras opciones para satisfacer a cada visitante. Puede alojarse en los hoteles situados en los pintorescos pueblos del interior.

Hoteles en entornos de espectacular belleza

Mallorca tiene otras opciones para satisfacer a cada visitante. Si desea huir de las zonas turísticas y adentrarse en la Mallorca rural, puede alojarse en los hoteles situados en los pintorescos pueblos del interior de la isla o dejarse sorprender por alguno de los hoteles situados en entornos de espectacular belleza, aislados o cerca de pequeñas poblaciones en entre las montañas y el campo mallorquín. Así, conseguirá adentrarse en la otra Mallorca, en la Mallorca aún desconocida con sus costumbres y sus gentes.

El hotel rural combina las características de una finca en plena naturaleza con el servicio y la calidad de los mejores hoteles, en un ambiente muy acogedor y con un trato muy personalizado. Son establecimientos ubicados en edificaciones construidas antes del 1 de enero de 1940, situadas en suelo rústico, disponen de una superficie mínima de 49.000 m2 y están vinculadas a la actividad agraria.

En cambio, el hotel de interior contempla casas señoriales o edificios catalogados ubicados en el centro de los pueblos, ofreciendo al visitante la tranquilidad en sus estancias y el contacto directo con las costumbres de nuestras gentes.

Consulta aquí los establecimientos de alojamiento rural de Mallorca.

Refugios, albergues y zonas de acampada

Refugios y zonas de acampada en fincas públicas y espacios naturales protegidos.

Contacto directo con la naturaleza

Para aquellos que desean disfrutar de un contacto más directo con la naturaleza, Mallorca dispone de refugios y zonas de acampada que se encuentran en fincas públicas y espacios naturales protegidos. Hay dos redes de refugios, una que depende del Consell de Mallorca y la otra que depende del Gobierno de las Islas Baleares, gestionada a través del IBANAT.

En la Serra de Tramuntana se halla la red de refugios de la ruta de la pedra en sec (GR 221) la cual depende del Consell de Mallorca. La disposición estratégica de los refugios a lo largo de la serra facilita que la ruta se pueda ir haciendo por etapas.

Los refugios de montaña que dependen del IBANAT, normalmente más pequeños, se encuentran en la Serra de Tramuntana y en el Parque natural de la península de Llevant. La red cuenta con otros refugios como el del Parque nacional de Cabrera y los de las fincas públicas.

Las reservas deben hacerse con antelación y es necesario asegurarse de qué servicios ofrece el refugio, ya que algunos disponen de cocina, duchas, camas, sábanas… Sin embargo, otros consisten en una caseta sin mobiliario ni servicios asociados.

La acampada libre no está permitida y solamente se puede acampar en zonas habilitadas para ello y requiere reserva previa.  Es muy importante tener presente que solo se puede hacer fuego en los lugares y periodos del año autorizados.

Por otra parte, para los más jóvenes, está la posibilidad de alojarse en alguno de los albergues que se hayan en la isla.

Santuarios, monasterios y ermitas

Si desea absoluta tranquilidad, el alojamiento en un santuario o ermita es una opción a tener en cuenta.

Tranquilidad absoluta

Si desea absoluta tranquilidad, el alojamiento en un santuario o ermita es una opción a tener en cuenta. Los santuarios se localizan en enclaves únicos, muchos de ellos en lugares elevados con extraordinarias vistas panorámicas. Además de disfrutar de una estancia en un ambiente impregnado de paz y espiritualidad, al encontrarse en contacto directo con la naturaleza, tiene la posibilidad de realizar excursiones, o practicar el senderismo, por parajes de extraordinaria belleza.